Alcachofa

Alimentos de Temporada: La Alcachofa

[custom_frame_right]Alcachofa[/custom_frame_right]

En la sección de nutrición Alimentos de temporada, le dedicaremos el día a la alcachofa. La alcachofa destaca por ser una hortaliza hipocalórica (43.88Kcal/100g), por lo que carece de grasas. Contiene una alta proporción de agua (83.8%), y su proporción de hidratos de carbono es de 2.9g/100g, destacando la inulina, la cual forma parte de la fibra alimentaria (10.79g/100g). En el caso de las vitaminas, se destaca principalmente la vitamina C (7.6mg/100gramos), nutriente esencial. Los minerales más destacados de la alcachofa son el fósforo (130mg/100g), el hierro (1.5mg/100g), el magnesio (26mg/100g) y el potasio (353mg/100g). Sin embargo, lo más destacable de su composición nutricional son una serie de sustancias que se encuentran en cantidades muy pequeñas pero dotadas de notables efectos fisiológicos:

[custom_list style=»list-10″]
  • Cinarina: ácido que actúa sobre las células del hígado, haciendo que estos aumenten su producción de bilis. Asimismo, actúan sobre las células del riñón, provocando excreción de orina.

  • Cinarósido: glucósido flavonoide derivado de la leuteolina, actúa como anti-inflamatorio.

  • Ácidos orgánicos: málico, láctico, cítrico, glicólico y glicérico, entre otros. Ayudan a potenciar la acción de la cinarina y del cinarósido.

  • Esteroles: beta-sitosterol y estigmasterol. Son sustancias similares al colesterol en su estructura química, pero de origen vegetal. Poseen el interesante efecto de limitar la absorción del colesterol en el intestino.

[/custom_list]

La alcachofa es un alimento fácil de digerir y bien tolerada por nuestro organismo, tanto para personas sanas como para las personas que padecen de cualquier patología. Dadas sus propiedades nutritivas, los dietistas-nutricionistas de Idou Psicología lo indican especialmente para casos como:

[custom_list style=»list-10″]
  • Afecciones del hígado: su consumo facilita un intenso efecto colerético, es decir, provoca en nuestro organismo un aumento de secreción biliar. Por lo que la bilis segregada tras la ingestión de alcachofas es menos densa y más fluida y por ello, ayuda a descongestionar el hígado. De esta forma favorece a la función detoxificante del hígado, gracias a esta víscera neutralizamos y eliminamos con la bilis muchas de las sustancias tóxicas que circulan por la sangre.

  • Afecciones del riñón: la cinarina, entre otras sustancias, favorece la diuresis y por tanto, aumenta la producción de orina y la concentración de urea en la misma.

  • Aumento del colesterol: su consumo hace disminuir la tendencia del colesterol a depositarse en las paredes de las arterias.

  • Diabetes: la cinarina y sus acompañantes hacen disminuir el nivel de glucosa en la sangre.

[/custom_list]

Por último, recordad que las alcachofas se ennegrecen debido a la oxidación de sus componentes al ponerse en contacto con el aire. Esto puede evitarse si se las rocía con un ácido (con limón, por ejemplo). Ahora, ¡a disfrutar de esta magnífica hortaliza en nuestros platos habituales!

Leave a Comment