Fruta

La fruta ¿Como y cuándo demonios es mejor comerla?

La función de la fruta en nuestro organismo es bastante similar a la de la verdura, dado que también actúan como alimentos reguladores. Así, es un alimento básico que nos proporciona nutrientes como: agua, vitaminas, minerales y fibra. Sin embargo, la cantidad de glúcidos o azúcares simples es bastante más elevada si lo comparamos con las verduras y hortalizas.

Es preciso destacar que gran parte de la fibra de las frutas desaparece al pelarlas, por lo que es recomendable consumirlas con piel siempre y cuando sea posible. Así mismo, conveniente consumir tanto las frutas como los zumos naturales inmediatamente después de su preparación para evitar la oxidación y la pérdida de vitaminas. La producción de frutas en nuestro país es bastante variada, por lo que es importante aprovechar esta condición para nuestra alimentación.

[custom_frame_right]Fruta[/custom_frame_right]

Solemos incluir la fruta como postre en las comidas principales, tales como los almuerzos o las cenas, o bien en los desayunos y en las meriendas, algo muy propio de nuestra cultura alimentaria. Pese a todo, con mayor frecuencia y sobre todo en el caso de los niños, las frutas suelen substituirse por otros alimentos como los derivados lácteos o los productos de pastelería. Substituir la fruta por productos de pastelería no es saludable si se realiza de forma sistemática, ya que deberíamos reservar este tipo de postres para ocasiones especiales. Así, por ejemplo, en la programación de menús para los comedores escolares se recomiendan tan solo una vez por semana aquellos postres que no sean fruta. Por otro lado, en los supermercados encontramos un gran número de bebidas con sabor a frutas. La mayoría de estos productos contienen azúcares, conservantes, aromatizantes y, en algunos casos, agregados de vitamina C. Es importante tener en cuenta que estas bebidas refrescantes no forman parte del grupo de alimentos del que estamos hablando, ni como frutas ni como zumos naturales.

Los dietistas-nutricionistas de Idou Psicología recomendamos el consumo de 2-3 piezas de fruta fuera de las comidas principales, es decir, consumirlas en el desayuno o media mañana y merienda para mantener el índice glicémico entre horas. En los casos que ingerimos fruta (sobre todo aquellas que contienen más concentración de azúcar) acompañado de otros alimentos de digestión más lenta, esto hace que se produzca una fermentación en el tracto digestivo inferior. Consecuentemente, a determinadas personas esto puede producirles gases y mala digestión.

Por todo ello, las frutas son un valioso añadido para dar variedad, atractivo y consistencia a nuestra alimentación, sobretodo por su importante papel en el suministro de vitaminas. De ahí que se recomiende siempre su consumo siempre en cantidades moderadas y si nuestro organismo lo permite.

Leave a Comment