Alimentos de Temporada: La Castaña

[custom_frame_right][/custom_frame_right]

En la sección de nutrición Alimentos de temporada le dedicaremos el día a la castaña. Sus principales nutrientes son el agua (50.2%) los hidratos de carbono (36.5%), vitaminas y minerales. En menor proporción, contienen proteínas (2.65%) y grasas (2.2%). Una porción significativa de éstas últimas se la reparten las grasas monoinsaturadas (0.6%) y las poliinsaturadas (0.6%).

Dicho esto, hablaremos con mayor detalle de los nutrientes más destacables de la castaña:

[custom_list style=»list-10″]
  • Hidratos de carbono (azúcares): están en una proporción de 36.5%, como ya hemos apuntado. Los hidratos de carbono de la castaña están formados por almidón (aproximadamente el 85%) y por sacarosa (15%). Su contenido en fructosa y glucosa es casi inexistente.

  • Vitaminas: contiene 17.2mg/100g de vitamina C, por lo que es rica en dicha vitamina antioxidante y sobre todo en vitaminas del complejo B: B1, B2, B6 y B3 o niacina. Estas vitaminas cumplen entre otras funciones, la de metabolizar los azúcares. Sin embargo, no contienen vitamina E, vitamina B12 y a penas vitamina A.

  • Minerales: la castaña destaca por su riqueza en potasio (500mg/100g) y pobreza en sodio (11mg/100g), por lo que es recomendable en caso de hipertensión o de afecciones cardiovasculares.

[/custom_list]

Los dietistas-nutricionistas de Idou Psicología os recomiendan incluir este alimento en los siguientes casos:

[custom_list style=»list-10″]
  • Actividad física: Al ser un alimento que produce una acción tonificante sobre los músculos. Gracias a su valor energético, es recomendable en casos de fatiga física y cansancio debió a ejercicio intenso.

  • Niños/adolescentes en época de crecimiento: al ser una fuente de energía calórica, vitaminas y minerales, es muy recomendable para el desarrollo osteomuscular de los adolescentes.

  • Arteriosclerosis y afecciones cardiocirculatorias: la castaña, al ser pobre en grasas y sodio, y dado su elevado contenido en potasio, contribuye a evitar la hipertensión arterial.

  • Insuficiencia renal: la castaña es un alimento recomendable para los que padecen de insuficiencia renal, pues su efecto alcalinizante compensa, en parte, el exceso de ácido en sangre.

  • Lactancia: es especialmente recomendado para madres en proceso de lactancia debido a que la castaña es un alimento galactógeno y, por tanto, aumenta la secreción de leche. A esto se añade su alto contenido en vitaminas del complejo B, que afectan de forma positiva en el valor nutricional de la leche, así como a su producción.

[/custom_list]

Con todo, hay que tener en cuenta que la castaña puede prepararse de infinidad de formas distintas (crudas, hervidas, al horno o a la brasa, en forma de puré,…), y esto modifica totalmente la estructura molecular de sus nutrientes y alterar las vitaminas termolábiles.

¡Así que disfrutad de vuestras castañas este invierno, no solo para entrar en calor, sino para nutrir a vuestro cuerpo!

Comments

  1. Yo las como normalmente asadas pero ahora estoy en Marruecos y solo las encuentro en botes y vienen hervidas con lo cual pierden mucho sabor. Me quedo sin saber los efectos de si son crudas, asadas o hervidas. Sería bueno conocer esta informacion.

Leave a Comment