Guisantes

Alimentos de Temporada: Los Guisantes

[custom_frame_right]Guisantes[/custom_frame_right]

Hoy en la sección de nutrición alimentos de temporada, le dedicaremos el día a los guisantes. Los guisantes son una de las verduras menos apreciadas por muchos de nosotros y no pocos, de pequeñines, los apartábamos del resto de la comida. Pero lo cierto es que los guisantes contienen un 76% de proporción de agua, así como varios nutrientes destacables, como por ejemplo:

[custom_list style=»list-10″]
  • Hidratos de carbono: contiene un 11.3% de hidratos de carbono, una cantidad significativa aunque inferior a la de la patata (14.8%). Están constituidos en su mayor parte por almidón.

  • Proteínas: con sus 6.88% supera a la patata (2.34%), aunque está lejos todavía de otras leguminosas como las lentejas (23.18%). Las proteínas del guisante son bastante completas, aunque tienen una carencia relativa del aminoácido esencial metionina, y un exceso de lisina. Al contrario que los cereales, que tienen una alta proporción de metionina pero les falta lisina. Por ello, la combinación de guisantes y cereales proporciona los aminoácidos necesarios para producir proteínas, es decir, la combinación excelente para nuestro organismo.

  • Vitaminas del complejo B: 100 gramos de guisantes contienen una alta proporción de vitaminas B. Por ejemplo, es una buena fuente de vitaminas B1 (0.29mg/100g), Niacina o B3 (4.05mg/10g) y ácido fólico o B9 (75.28µg/100g). Además, los guisantes son una buena fuente de fibra (4.9g/100g), provitamina A (beta-caroteno) 362mg/100g, hierro (1.87mg/100g) y potasio (247mg/100g).

[/custom_list]

Por todo ello, los dietistas-nutricionistas de Idou Psicología recomiendan la inclusión de los guisantes en nuestra dieta, sobretodo en casos de:

[custom_list style=»list-10″]
  • Problemas cardíacos: los guisantes tienen todo lo necesario para ser un alimento cardiosaludable, tal como habéis podido comprobar. Además, carecen prácticamente de grasa y de sodio, dos sustancias que en exceso son contraindicadas en casos de patología cardíaca. Es recomendable añadir los guisantes en la dieta de aquellas personas que sufren de insuficiencia cardíaca, lesiones de las válvulas, miocardiopatías (degeneración del músculo cardíaco) y por supuesto, de angina de pecho o de infarto.

  • Trastornos del sistema nervioso: los guisantes son un alimento muy nutritivo, que además es rico en vitaminas del grupo B y en minerales necesarios para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Conviene incluirlos en nuestra dieta en caso de debilidad nerviosa, neurastenia, irritabilidad, depresión, insomnio y otros trastornos funcionales.

  • Embarazo y lactancia: por su riqueza en proteínas (especialmente combinados con cereales), vitaminas y minerales, los guisantes son un alimento apropiado para complementar la dieta de mujeres embarazadas o en fase de lactancia. Además, son ricos en folatos, sustancia recomendable debido a que su consumo evita malformaciones congénitas del sistema nervioso en el feto. Sin embargo, al ser una sustancia fácilmente destruible con el calor, es importante consumirla en crudo.

  • Diabetes: el almidón del guisante se transforma lentamente en glucosa durante la digestión, lo cual hace que sea bien tolerado para aquellas personas diabéticas.

[/custom_list]

Por último, recordad que, como ya hemos indicado, los guisantes complementados con cereales proporcionan una proteína de alta calidad para nuestro organismo. Ahora, ¡a incluir este magnífico alimento en nuestros platos habituales!

Leave a Comment