Comer en verano

Comer en verano

Hoy nos gustaría hablar sobre la comida en verano y contestar a la que debemos responder con regularidad: ¿qué y cómo comer saludable en la época veraniega?.

Actualmente es difícil saber que significa comer saludable porque se usa constantemente como título comercial y atractivo para vender todo tipo de productos industriales que encontramos en los supermercados. Por ello, vamos a definir unos pasos que podemos seguir en veranos para evitar caer en una rutina no saludable:

[custom_frame_right]Cocinar en familia[/custom_frame_right] [custom_list style=»list-10″]
  • Con el verano aparece la pausa y el descanso. Es el momento de dedicarnos tiempo y sería interesante conocer los mercados más cercanos a nuestro hogar, visitarlos y echar un vistazo a sus productos, planificar las comidas en base a ellos.

  • Cocinar en casa nos ayuda a controlar lo que comemos en cuanto a cantidades, tipo de cocción, aliños, etc. Así, tenemos un mayor poder de decisión y también nos implicamos en una actividad creativa y divertida para compartir con nuestra familia y, porque no, con nuestras amistades.

  • Algo que hemos observado en Idou Psicología es el hecho de que el verano, como una estación más relajada y libre en general, facilita los cambios de habitos alimentarios y, no solo eso, sino su aprendizaje y mantenimiento.

  • A pesar de que haga mucho calor, nuestra alimentación se ha de basar en el consumo de verduras, hortalizas, frutas frescas y de temporada, legumbres, frutos secos, cereales integrales y los alimentos superfluos (como por ejemplo: productos precocinados, bollería industrial, etc.) para ocasiones excepcionales.

  • Se ha comprobado que el factor social es muy importante e influyente en cómo comemos. Así que, una buena práctica es compartir con otros estos cambios de hábitos y hacer que sea una actividad participativa.

  • Por último el hecho de que el verano sea una estación más introspectiva, en la que estamos menos abotargados por trabajo y responsabilidades, ayuda a que escuchemos con más atención lo que nos pide nuestro cuerpo.

Así pues, el verano hace que sea la estación ideal para producirse cambios y uno de ellos puede ser el mejorar nuestra alimentación. Podéis comer una gran variedad de alimentos, al tiempo que preparáis platos creativos y vistosos. Asimismo, al dedicar más tiempo a la cocina también estáis mejorando los hábitos alimentarios de todos los miembros del hogar. Si necesitáis ayuda al desarrollar estos cambios de habitos, y los retos nutricionales que suponen, en Idou Psicología os podemos ayudar.

¡Feliz fin de semana!

Leave a Comment