Cereza

Alimentos de Temporada: La Cereza

[custom_frame_right]Cereza[/custom_frame_right]

Muchos usuarios que vienen a nuestras consultas creen que la cereza es una fruta sin importancia nutritiva, que tienen poco que aportar más allá de su sabor dulce y agradable. Sin embargo, se ha comprobado que pese a que en su composición no destaca ningún nutriente en especial, la cereza los contienen todos en pequeña cantidad (excepto la vitamina B12).

Del 13% de azúcares que contiene la cereza, el más importante es la fructosa, lo cual hace a la cereza apta para los pacientes diabéticos. Las grasas y las proteínas están presentes en un porcentaje menor al 1%. Asimismo, la cereza contiene pequeñas cantidades de vitamina A, B, C y E, así como de todos los minerales y oligoelementos: calcio (17mg/100g), fósforo (23mg/100g), magnesio (13mg/100g), hierro (0.35mg/100g), sodio (2,7mg/100g), potasio (234mg/100g) y cinc (0.087mg/100g).

Además, la cereza también contiene pequeñas cantidades de otros componentes no nutritivos como:

[custom_list style=»list-10″]
  • Ácidos orgánicos málico, succínico y cítrico, que actúan como estimulantes de las glándulas digestivas y como depuradores de la sangre.

  • Fibra vegetal de tipo soluble, formada en su mayor parte por pectina. Así, 100 gramos de cereza contienen un 13% de la CDR (Cantidad diaria recomendada) de fibra vegetal. Esto explica su suave efecto laxante e hipolipemiante.

  • Flavonoides que le otorgan propiedades diuréticas, antioxidantes y anti-cancerígenas.

  • Ácido salicílico, el precursor natural de la aspirina, de acción anti-inflamatoria y antirreumática. Está presente en una cantidad pequeña, de unos 2 mg/kg de cereza, pero suficiente para hacer notar sus efectos.

En general, podemos decir que la cereza es una fruta fácil y agradable de ingerir. Además, como hemos comentado con anterioridad, cumple varias funciones útiles dadas sus atributos antioxidantes, diuréticos anti-cancerígenos y anti-inflamatorios. Por todo ello, los dietistas-nutricionistas de Idou Psicología recomiendan el consumo de cereza para aquellas personas que padecen de problemas como la obesidad o la diabetes.

En conclusión, incorporar la cereza a nuestros menús da versatilidad culinaria, y ya sea en forma de crudo, o añadidas en repostería, son deliciosas. También pueden prepararse en sopas frías, compotas, salsas y mermeladas. Así como flambeadas, como acompañamiento de helados o con el pudin. Con todo, la cereza es un alimento adecuado y gustoso tanto para pequeños como mayores.

Leave a Comment